9 de agosto de 2015

Simplemente desagradable.



Enamorarse no es fácil, tenemos que soportar y esperar lo inesperado, lo asombroso, lo irreal delante de nuestro corazón.

Tenemos que tener las mejores armas, pero no todos tenemos armas naturales para combatir. Algunos de nosotros estamos destinados a ser desagradables; armas desgastadas, poco atractivas, simplemente inservibles… (Tomo aire y respiro profundamente).

He mirado los ojos de quiene
s tienen buenas armas y no necesitan estar en la pelea, pues muchos combatirían por ellos. No podemos pretender ganar la guerra si en las batallas nuestro adversario no nos ve como amenaza, para pelear se necesitan dos, así es en el amor, se necesitan dos personas, pero con las mismas armas de tal manera que cuando uno tire el puño, el otro pueda devolver el golpe.


Cuando peleas con alguien cuyas armas son deseadas por los demás y esos demás tienen la misma calidad en armas, lo más posible es que no seas de agrado tanto como lo es aquel que si tiene para responderle igual. Hay armas que se pueden fabricar, pero hay otras que son naturales y cuando tus armas naturales no atraen a nadie, pues nadie te dará pelea y pelear solo es cosa de locos y los locos simplemente son desagradables.