5 de agosto de 2015

La vida después de ti.




Diré… que nada me ha afectado en el transcurso de mis veinticuatro años, pero no.

Hemos sido afectados por tantos hechos, situaciones, sentimientos, personas y demás cosas. Nuestra vida puede cambiar drásticamente, puede golpearnos con un leve suspiro o con un desgarrador puño en toda la cara.

Y saben…ni los hechos, ni los sentimientos pueden cambiarnos tanto la vida como una persona, una sola persona se necesita para continuar o desfallecer en este lindo, pero cruel mundo en el que vivimos. Conocemos alrededor de miles de personas; en el colegio, universidad, empleo, en el barrio…Todas nos han dejado
algo bueno o malo, nos han dejado emociones, sentimientos, nos han dejado amor, odio, alegrías, tristezas, nos han dejado lugares, nos han dejado vacíos…y en la mayoría de las veces se lo han llevado todo.

Hemos conocido personas que sin necesidad de entablar amistad se han metido dentro de uno, con tan solo saber que existen, que están y que hacen parte del entorno en el que nos movemos nos es suficiente, verla o verlo diariamente aunque no haya ni un saludo, (nos ha pasado yo sé que sí).

Muchas veces cuando vemos ciertos lugares nos acordamos de cierta persona y en ocasiones cuando ya ese lugar y esa persona se encuentran muy lejos o quizás más allá dela luna sentimos nostalgia, y en el corazón nace un profundo vacío del saber que allí estaba, que allí pasaba o que allí veíamos siempre a esa persona…hasta nuestros ojos llorosos lo saben, saben que es triste no tener ya a esa persona en nuestro entorno sea; familiar, personal, laboral, académica, religiosa, política, etc.

La vida después de aquella voz, aquella sonrisa, aquella suave o incluso brusca caricia ya no es la misma. Y día tras día nos sucederá lo mismo, personas van, personas vienen, pero un día seremos nosotros los que haremos falta y ya serán otros los que la vida no les será igual sin nuestra presencia.








Alejandro Alvarez J.