3 de agosto de 2015

Hemos de ser, para poder estar.



Hemos sostenido nuestros nombres, hemos viajado al pasado con la idea de rescatar lo bueno que hemos dejado allá, pero sabemos que nada de lo que esta atrás podemos traer al presente, ni pretender aparecerlo en el futuro.

Cuantas heridas ya hemos sanado, quizás muchas, quizás pocas, si nos detenemos a mirar que tan fuertes, dolorosas o que tanto nos marcaron, creo que en realidad fue que nos gustaron.

Hemos sido buenos y malos, hemos: pasado. El futuro en tan incierto y también lo es nuestro pasado. La realidad es que no sabemos
con certeza en que hemos fallado, ni que logros en verdad hemos alcanzado. Somos parte del ayer y parte del mañana, nuca vemos el hoy, siempre perdemos la vista en el tiempo con lo que fue o con lo que será.

Nos hemos convertido en seres prepotentes, que creemos que sacando o metiendo siempre cosas a nuestras vidas podemos estar en paz y vivir la “vida “.
No siempre debemos viajar atrás, ni siempre debemos prepáranos para el después. Simplemente debemos comprender algo tan simple como es el  “estar” y el “ser”.  Nosotros nos hemos convertido en cenizas y en café, que solo volamos en el aire cuando nos hacen mover, dándonos escobazos para poder “ser” y manteniéndonos calientes para poder “estar”.

Hemos… hemos fracasados por estar siempre detrás de los demás  y porque siempre queremos estar delante también. Hemos… tiempo pasado queridos amigos.


Hemos sido, pero lo importante es… “hemos de ser, para poder estar”.





Alejandro Alvarez J.