20 de septiembre de 2016

Del pasado al futuro

Y alguien dijo que el pasado hay que pisarlo, que dejarlo atrás es su destino, ¿Quién dijo? Solo basta con echar una vista hacia atrás para darnos cuenta todo lo que hemos perdido, lo que hemos logrado o lo que estamos por lograr, el futuro no es nada sin el pasado y si dejamos a este por fuera de nuestras vidas, jamás sabremos hacia dónde vamos porque desconocemos de a dónde venimos. Salvar nuestro futuro.



Ir a buscar entre viejos recuerdos puede ser el remedio para nuestra enfermedad llamada “estanco” que no nos permite continuar y nos hunde día  a día. Cuando decidamos viajar al pasado toca hacerlo con la mente del hombre que queremos ser mañana y así el viejo hombre no podrá irrumpir en nuestro pensamientos, debemos sacarlo primero e invadir su casa y tomar aquello que jamás debimos haber dejado. Salvar nuestro futuro.

Corremos un riesgo y es real, cuando estemos en el pasado y empecemos  a andar por aquellas viejas calles, quizás solo quizás la melancolía y el coraje del estar allí y que ya no exista en nuestro presente puede opacar la visión que tenemos del futuro. Cuidar nuestro corazón engañoso es la verdadera misión de este viaje, salir ilesos de nostalgias, y de venganza tal vez más, regresar al presente y tener la certeza que en tu futuro no habrán archivos por abrir y de los cuales lamentar. Salvar nuestro futuro.

No pisemos el pasado, visitémoslo y cambiemos radicalmente nuestro próximo yo, dejando los asuntos con un final que no se puedan alterar mañana, ya que en el mañana estos no deberán existir. Salvar nuestro futuro.






Fuente imagen, Internet.
http://cde.3.elcomercio.pe/ima/0/0/8/8/3/883208/base_image.jpg