5 de septiembre de 2016

¡Maldito Silencio!

No aprendo, necesito siempre respuestas para todo, como podré descubrir las verdades o las mentiras si tus labios no me hablan, si tus dedos se niegan a señalarme el camino hacia ti.



No quiero arruinar mi mente , pensando en la razón que te ha llevado a callar, pareciera que todos se han puesto de acuerdo, que conocieran el daño letal que le causan a mi corazón no recibir respuestas claras y precisas en su justificación. Me voy caminando con la cabeza avergonzada por esperar lo que nunca llegará.

¡Maldito silencio! Has venido y te has llevado a todos los que quiero, los has amarrado y enmudecido. Sonrisas van, sonrisas viene, pero… ¿y el sí o el no? ¿Dónde carajos los has dejado? Devuélveselos por favor, hazlo pronto o moriré por falta de una palabra, me es necesario.

Los veo y no entiendo, como pueden decir cosas tan bonitas, hacerme llegar tan alto, tontear de la manera más maravillosa, tocarnos sin juntos nuestras manos, besarnos sin humedecer nuestros labios y aun así no sentir nada por mí, ¿por qué?


Moriré de la depresión, al saber que aun me miran, me escriben, me ilusionan, pero no me dan respuesta. Maldito seas silencio por haberte robado las palabras que pueden esperanzar a mi corazón o hacer que se suicida de tanto esperar el día en que ellos se decidan por mí.






Fuente de la imagen.
https://elrobotpescador.files.wordpress.com/2014/10/suicide.jpg?w=350&h=200&crop=1