1 de enero de 2016

Manipulados



Todo tiene su tiempo. El mundo tiene su lugar en el espacio. Las aves en el cielo y las ballenas en el mar. Debería ser todo tal y como es, pero no. No todo lo que debe ser o estar lo es, y un ejemplo muy
claro eres tú.

Tú, que esperas el día del amor, solo para poder dar de eso, que esperas el día de la no violencia, únicamente para poder ser santo. Nos vendemos unos a los otros derechos, valores e incluso sentimientos. Todo tiene su tiempo, pero hay cosas que son de siempre, que no importan de hora y fecha en el calendario, se dan cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo, en cada vida. Al natural y de corazón. ¿No te parece absurdo, esperar el día de amor y amistad, solo para poder regalar una flor o decir un te amo? Respóndete.

Me parece una ridiculez que nos estemos apoyando de estas fechas, que todos sabemos que son más comerciales que emotivas o sentimentales, solamente para poder abrirnos en alma y mente, teniendo como base, el corazón. Nos dejamos manipular muy fácilmente, y tanto tú como yo hemos caído en este juego.

No tienes que esperar a navidad para dar abrazos o llamar a esas personas que están lejos, un detalle de corazón se da en cualquier momento y el perdón debe nacer del espíritu que vive en ti, no del que viene de una tonta costumbre social, haciéndote sentir limpio y puro de corazón por la temporada.


Necesitas dar más sonrías y abrazos sin motivos, más aplausos de gratitud y felicidad, necesitamos ser diferentes y no esperar el día del cambio para hacerlo. Sé el cambio hoy, así sin más, porque si y punto.






Imagen.
http://3.bp.blogspot.com/--E-iCfDNUL8/UWG_TcZiwzI/AAAAAAAAAKU/MwfqVSdIGWQ/s640/falso+amor.jpg