25 de junio de 2016

Antagonista

Por muy bueno que seas, en algún punto de tu vida puede que dejes de serlo y te conviertas en el antagonista de tu propia novela.




No se necesita ser la persona más cruel del mundo, ni que seas un egoísta malgeniado y egocéntrico para ser un antagonista, solo basta con ser tú mismo y dejar de actuar conforme al capricho y voluntad de algunos cuantos. Sin saberlo todo el mundo puede estar tratando de ser “feliz” a tus espaldas, todo por miedo a que le arruines tal dicha.

Como seres humanos creemos que todos a nuestro alrededor estarán felices y contentos por siempre, que hagas lo que hagas jamás habrá motivos para enfadarse o incomodarse por algo que digas o hagas. Cuando ocurre algo que no te agrada o que simplemente no estás de acuerdo y lo manifiestas, entonces allí en ese momento unos ojos entre cortados voltearan su mirada al verte y te dirán cuanta cosa se les ocurra a sus aliados, los labios.

Te convertirás en el antagonista, el que no está de acuerdo a nada que los demás consideren bueno, y todo lo que hagas y digas será tomado por malo, simplemente por no ir a la par de los demás (tu círculo social), con el tiempo encontraran a alguien más, que si patrocine sus acciones y serás desechado, te dará tanta rabia que incluso podrías llegar a odiar a esas nuevas personas, te aislarán y la rabia se te duplicará y ¡ay carajo! Tus ojos serán los que se voltearán y mirarán con coraje, desde entonces no habrá marcha atrás, te has convertido en el antagonista.

Sin necesidad de seguir un libreto, sin posiciones o risas malvadas, sin planes de venganza y anhelos de hacer sufrir, sin herencia que pelear, ni amores que robar, el antagonista serás por votación, no por elección.


Cuando intentas seguir un mejor camino, pero este camino es diferente al del resto, no podrás ayudar a quienes eligieron andar por el otro camino, simplemente no podrás devolverte del tuyo para ayudar a otros, te odiaran por no “ayudar” y serás un egoísta, altivo, patán y resentido para todos, tu corazón bueno será descrito como malvado y arrogante, sin pausas para defenderte. En este mundo o estas en la historia o estas en contra de ella.





Alejandro Alvarez Julio






Imagen
Una curiosa historia de navidad