10 de marzo de 2016

Abismo


 CLIK AQUÌ

Y me dijo que no quería morir solo, entonces me senté a su lado y morimos juntos.



Cuando en la vida los problemas se convierten en abismo,  no pensamos en que vendrá una solución, solo pensamos en que debería existir alguien en las mismas y cuando ese alguien aparece nos sentimos por un instante, por un mínimo momento, nos sentimos vivos a pocos minutos de dejar de existir.

Es más fácil sentir complacencia al estar apoyados en alguien  que comparte nuestra misma situación, aunque nos inundemos de pena y dolor, no existe nada más refrescante que el consuelo de la misma tristeza en ese estado de depresión.

Lo más lógico es tratar de salir y superar cualquier adversidad, pero el tiempo de espera no es para todos, es necesario el fin, incluso la vida nos lleva a la muerte.


A veces no queremos seguir buscando una solución,  a veces necesitamos con quien terminar el camino cuyo final ya esta escrito.

@alejandro0322


Imagen.
http://www.neostuff.net/wp-content/uploads/2014/03/frustracion.jpg

Nota: Si quieres ser uno de nuestros autores, escribenos silencioverguenza@gmail.com