30 de junio de 2015

Lejos del camino real



Transitamos en un mundo que nos hala por el camino que debemos, pero sin tener en cuenta realmente el que queremos andar.

Hemos soñado con ser grandes, soñamos con nuestros deseos a flor de piel, no con los caprichos de los demás. El mundo nos da vueltas al andar y terminamos siempre haciendo las cosas por necesidad y no por placer, hemos vivido luchando para progresar y al final
nuestra lucha nos hace pausar y hasta olvidar nuestro camino.

Hemos olvidado inconscientemente nuestro camino, empezamos a andar, con todas las expectativas al margen, decididos a derrumbar cualquier obstáculo para poder llegar a nuestro destino, pero nos desviamos sin darnos cuenta y nos hemos conformado con lo que hemos encontrado en este camino alternativo.

Llega el punto en donde te enteras, que otros empezaron a andar al tiempo que tú, pero estos ya llegaron a su destino. Y te preguntas ¿en dónde estoy? ¿Qué paso con el camino que tome al principio?

Te das cuenta que los factores; sociales, familiares, económicos, religiosos, políticos, filósofos, entre otros han desviado tu caminar por otro sendero  distinto al que pensabas andar, pero igual no hiciste nada por retomar aquel camino y ahora ya puede que sea muy tarde.


Así es como nosotros nos alejamos del camino, sin importar el motivo hemos decidido no buscar nuevamente ese camino que nos emocionó en un comienzo y ahora nos hemos conformado con aquel que hoy transitamos por necesidad y no por placer.


Alejo...