22 de diciembre de 2015

Sombras nada más



Saben… no quiero seguir pasos de otro, no quiero admirar a nadie, y no necesito un ejemplo a seguir. Yo soy quien marca mis propios pasos, yo soy quien me admiro, y soy el ejemplo incluso de mi propia sombra. Esa misma que no quiere abandonarme jamás y aunque me encuentre
en la oscuridad, puedo sentir su sudor brotando desde el planta de mis pies., por eso a veces es bueno sacudírselos bien.

He descubierto que estamos atrapados, entre lo que fueron aquellos y entre lo que somos nosotros. Personalmente no quiero vivir bajo estigmas del pasado, de igual manera pasado es y recordarlo es seguir viviendo en él, sea bueno o malo lo que nos dejó, no deja de ser pasado.

No podemos vivir bajo sombras, recuerda que su color favorito es el negro. Estamos en una era donde lo primordial es el futuro y aunque el pasado nos ayude, es necesario saber que jamás volverá. Si fuiste feliz o no, ya eso quedo atrás, y el hoy debe ser visto con ojos de sol; brillante y abrazador, fuerte y sutil como las olas del mar.

Si queremos vivir aun con el pasado, recuerda que en aquellos momentos de soledad, donde tu luz se va, son en esos donde tienes que soportar, porque como tu sombra, en la oscuridad no se verá. Siempre estará ahí, pero si la miras mientras caminas…lo más posible es que te puedas tropezar, así que debes caminar con la frente en alto y ni cuenta te darás de las sombras del pasado que te siguen sin parar.




Imagen.
https://media.giphy.com/media/KZKthnSiGPJew/giphy.gif