7 de abril de 2016

No era tan complicado


No era tan complicado, solo tenías que darme un poco de lo que tanto te di, amor.

Todo era lleno de colores y vi en tus ojos mi futuro, sentí cada día un corazón solo para ti, fue hermoso. Amar era lo único que me mantenía vivo, y no podía concentrarme en nadie más, era como si mi mundo hubiese desaparecido, ya nada tenía sentido para mí, sin ti nada era, nada existía, la nada se convirtió en mi todo, solo por ti.


No era tan complicado, solo tenías que darme un poco de lo que tanto te di, tiempo.

Veía noches caer y amaneceres renacer, la sal me era dulce como chocolates y tu mirada me transportaba a un mundo de maravillas.  No hubo palabra más dulce en tus labios que mi nombre, me nombrabas y yo respiraba tu voz. Todo era tan mágico, jamás pensé que conocería el amor y que amaría sin condición, sin afán, sin miedos, sin mentiras.

No era tan complicado, solo tenías que darme un poco de lo que tanto te di, vida.

Estaba tan cegado y preocupado en amarte demasiado, que se me olvido algo muy importante ¿qué tan importante? Así como el aire puro para respirar o el agua potable para beber, porque de nada me sirve respirar un aire que me mataría de lo contaminado que esta o de que me sirve un agua que no pueda beber, me moriría de sed. Me topé con una pared, esa que me hizo ver cuán enamorado estaba, pero… ¿quién sentía lo mismo por mí? Había amado tanto, que se me olvidó que yo también necesitaba ser amado.


No era tan complicado. Solo tenías que darme un poco de lo que tanto de mí, amor.



@alejandro0322



Imagen.
https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/03/15/18/23/sad-674811_640.jpg