4 de noviembre de 2015

Frío y café





Hace frío, no como los otros días, desearía que fuera como esos otros días, pero no. 


Es un día raro, tan raro como tu voz que no se escucha para nada, nada he sido para ti y el frío me atrapa, me dice que por más café que tome, que por más que me abrigue, jamás ese calor se asemejará al tuyo.

Maldito frío, que congela mis sentidos y apaga en mí el deseo de olvidarte, salir de este espacio donde ya no estás tú.

He tomado demasiado café y no veo el efecto que debe tener, así que declaro que el café no es suficiente, de hecho creo que jamás fue el remedio para olvidar, una manzana hubiese sido mejor, para mantenerme despierto y no lo hago porque quiera pensar en ti sin dormir, lo hago porque es una necesidad a la cual me acostumbre, la de estar despierto por si vuelves algún día.

Hace frío, y si es como los otros días, desearía que no fuera como los otros días, pero lo es.







Imagen.
http://3.bp.blogspot.com/-cjW_FYde4Po/VGv6UQbF4GI/AAAAAAAAG8I/KJeP_D51E60/s1600/anigif_mobile_53b5b8d48e4b620cca5891f3cc55ed82-2.gif