24 de noviembre de 2015

Compañeros



He conocido personas muy agradables, que hacen los días más felices y de colores.
Son seres extraños, siempre están atentos a lo que necesito, me brindan su apoyo constante, me regalan fuertes abrazos para consolarme, me regalan palabras de aliento para animarme, no les gusta verme llorar y siempre que estoy bajo animo me hacen reír, no quieren que este triste y les gusta verme con una sonrisa real.

Han soportado todas mis bromas, todos mis malos chistes, algunas veces me han invitado a comer, otras veces me hacen reír demasiado, nos hemos vuelto payasos. Nos extrañamos cuando alguno falta, pero no nos escribimos, con la mayoría nunca nos llamamos, aunque existe uno o dos con los cuales a veces es necesario gastarnos el minuto. Nos contamos todo, como íntimos amigos, de esos de toda la vida.

Tenemos una relación muy extraña, es un tipo de pacto semanal, en horarios de oficina, sin fines de semana adicional, al menos que haya algún cumpleaños que celebrar. Nada de visitas, ni salidas fuera de lo laboral, no conocemos donde vive cada uno y eso ya es normal.  Pensándolo bien, no hay nombre para esta relación un poco fuera de lo normal, si pudiera le pusiera un nombre, algo así como una “amistad”.

Teniendo en cuenta que NO EXISTE LA AMISTAD, entonces el único nombre que encuentro para esto seria, compañeros, así, nada más.


También puedes leer >> NO EXISTE LA AMISTAD 2<<








Imagen.
http://3.bp.blogspot.com/-J2LddjzRloc/UeuMbCI9qDI/AAAAAAAADrs/yYWKjRmUtnE/s1600/amigos+unidos+3.jpg